PVPC: La nueva factura eléctrica

PVPC, la nueva factura eléctrica… Cómo ahorro?

PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) es el nombre que recibe la nueva tarifa, antes conocida como Tarifa de Último Recurso (TUR). Los consumidores cuya potencia y tensión contratadas sean inferiores a 10 kW y 1kV respectivamente, pueden acogerse a esta modalidad de tarifa eléctrica.

Si eres un consumidor doméstico, casi con toda seguridad te verás afectado por el cambio en la facturación de tu energía.

La principal diferencia de esta nueva forma de facturación, que se plantea entre en vigor a partir de Julio de 2015, supone que tu energía se cotizará hora a hora según la variación de los precios del mercado eléctrico. Es decir, mientras antes se pagaba un precio “fijo” por kWh, ahora dependerá de cuándo consumas ese kWh y, en función del precio del mercado de esa hora, pagarás un precio u otro.

Los precios del mercado de cada hora (por cierto, se publican con 1 día de antelación), los puedes consultar en diferentes páginas web. Ponemos como referencia la web de Red Eléctrica de España.

curva

Que puedes visitar en su link.

Para conocer el precio de mercado, ve a este link.

 

 

Evidentemente, para poder aplicar este tipo de facturación el usuario debe contar en propiedad o régimen de alquiler con un contador, al menos, digital. De esta manera se podrá cotejar el perfil de carga del usuario con el de precios horarios de cada hora.

A los usuarios que no dispongan de este tipo de contador, se les aplicará un perfil horario de consumo típico y estimado que, supuestamente, se asemejará a la realidad. Debido a la disparidad de cada consumidor (número de miembros de la familia, horarios de trabajo u otras costumbres) la similitud entre el perfil real y el estimado en muchos casos sea como la que tienen los huevos con las castañas.

No obstante, y  pese a que esto supone un control total por parte de las compañías eléctricas del uso que hacemos de la electricidad, se pretende que en 2018 todos los contadores instalados sean digitales, capaces de efectuar esta medición.

 

Oye, pues muy bien, muy interesante todo, cuanto sabéis… Pero, que te digo yo…  ¿Cómo afecta esto a la cartera el mes que viene?

 

Bueno…, tanto tanto no sabemos, adivinar no podemos… dependerá de los precios del mercado que resulten en este próximo mes de Julio y por supuesto de tus hábitos de consumos.

Parece obvio que mirando, el día de antes, los precios horarios de la energía podemos ajustar un poco alguno de nuestros hábitos de consumo para desfasarlos en el día y hacerlos coincidir con las horas de menor precio; o al menos alejarnos de las horas más caras.

Pero cuidado, no corramos tanto. El término variable de energía, que es el apartado al que afecta esta nueva regulación, sólo supone el 37 % del coste total a pagar en el recibo eléctrico.

Dentro del este término variable, hablando del 100% de nuestro consumo doméstico, en función de la época del año, encontraremos consumos que no podemos modificar sin el estudio más o menos preciso de un especialista. Estos consumos son, por ejemplo, el frigorífico, calefacción eléctrica (aire acondicionado) sin crono-termostatos, agua caliente, etc. Curiosamente estos son los consumos más grandes dentro del consumo total de un hogar. Dependiendo de cada situación (cada casa) y época, el peso de estos consumos puede ser de entre un 25 y un 60 % del total (o incluso más).

Del resto de consumos, muchos tienen un peso bastante considerable sin que nos demos cuenta, como son por ejemplo los “standby”: el piloto rojo de la tele que siempre dejamos, total no gasta… ¿Cuántos equipos tienes en casa enchufados con pilotos similares…?

En definitiva y dejándonos de rollos, desplazando ciertos consumos como la lavadora, horno o cocina (si fuera posible) a horas más baratas, ahorraríamos más o menos un 5% de la parte variable de la factura.

Esto significa que del total de la factura ahorraríamos menos de un 2%. Lo que en mi caso particular son más o menos 50 céntimos al mes.

Todo esto, por supuesto, levantándome a las 3 de la mañana (cuando el precio es más bajo) a cocinar, poner la lavadora y ver la televisión un rato. Todo esto para ahorrar 6 € al año. Quien algo quiere algo le cuesta…

Eso sí, si por motivos incomprensibles y absurdos (como tu horario de trabajo) te vieras forzado a consumir en horas más caras que, curiosamente coinciden con los periodos en los que la gente está en casa, los cálculos anteriores también aplican pero a la inversa. Se siente…

 

Ahorrar en la factura de luz es fácil… aunque no nos lo pongan fácil…                               

Si quieres más información o un punto de vista más técnico puedes escribirnos cuando quieras.

 

El equipo de energía
Posted in Energía
Tags: , , , , , , , ,